GRAVEDAD
 



GRAVEDAD
  Home
    Rumelia
    Sabbat
    Siempre
  About
  Archives
  Guestbook
  Contacts

http://20six.co.uk/iguiniz

powered by
20six.co.uk





 

Natalia, con la vista fija en mí pero cuidando que nadie nos viera en la escalera, se había adelantado un escalón cuando me detuvo, y así, con ese peldaño de diferencia a su favor, con solo la mirada me llevo a conocer sus labios, el interior de su ser y los secretos abajo del vestido. Después, mucho después, aunque solo hayan sido cinco minutos, se separo lentamente, puso su cándida mano sobre mi frente y la deslizo hasta mis labios y dejó de hacer cualquier ruido por mucho tiempo mientras me miraba pidiendo silencio. Alguien pasó junto y solo simulamos ser dos amigos platicando algo intrascendente.

11.6.06 06:29


A escondidas y en silencio

Ahora creo en el paraíso y los campos floridos, antes… en las ventanas

-¿Y a poco eso es posible?

-Si tu no lo sabes, yo menos

-Mira, esta en la cama… estoy como mantequilla

-Es algo rara ¿Sabrá que la espiamos?

Claro que sabía que la observábamos desde la ventana del departamento vació de enfrente, claro que sabía que apenas veíamos que se metía a su casa, Beto y yo nos metíamos a la casa vacía de enfrente para fumar y espiarla como buenos chamacos de secundaria, y Gina, además de bonita era metódica, las primeras veces solo se sentaba en su escritorio y fingía estudiar, hasta que se levantaba, alzaba los brazos como para estirarse, se quedaba viendo la ventana, cerraba la cortina y apagaba la luz.

            La semana siguiente nos regalo con ver como se quitaba el suéter para nuestro deleite, una después casi se animó a ponerse la pijama enfrente de nosotros, casi, casi porque apago la luz y no vimos nada ¡Pero, como lo imaginamos y disfrutamos a obscuras! Y nosotros, por poco nos volvemos locos mientras ella nos triangulaba en el espejo de su tocador y disimuladamente nos observaba, riendo de nosotros.

Tenía bonito cuerpo, había crecido antes que nosotros, ya no era la niña que compartía la bicicleta y las canicas con nosotros, empezó por enseñarnos que tenía faldas, no las de la escuela, de esas que se usaban en los setentas y eran como para ponerle un monumento al güerito ingles que inventó la mini, hasta una vez se subió a la bici con la roja tableada, mmmm, era una cabrona con sonrisa mustia y piernas largas, ahora lo sé y lo disfruto.

Cuando esa tarde no salió a jugar Beto, me metí solito a fumar al departamento vacío, Gina, lo sabía, y ahí fue cuando aprovecho para mostrarme sus pechos redondos y pequeños por única ocasión, se paró de su escritorio como si cualquier cosa, puso en el tocadiscos a Barry White y se situó a bailar sensualmente enfrente de la ventana para buscarse en el reflejo y empezar a tocarse como yo no sabía que fuera posible, para cuando cayó el corpiño y terminó de desnudarse, yo ya sabía que venía después de las erecciones, ¡No me dio tiempo ni de tocarme! tenía algo que enseñarme y me lo mostró perfectamente. Esa noche ella durmió desnuda y con las cortinas abiertas para deleite mío y yo… no dormí, era una noche calurosa y yo esperé muchas horas hasta que el calor venció la sábana .

            -Hay, ¡No mames! Apoco me lo perdí

-¡Que te digo que si!

Nunca me lo creyó el buen Beto, pero ni modo, fue la última vez que las cortinas se abrieron en la noche, yo era el efectivo pero ni maiz paloma, se hizo novia del cuate de prepa que era como tres años mayor que nosotros y… ni pedo ¿Tanto trabajo para verse reconocida? Y al final solo se quedaba en una sonrisa velada cuando pasábamos uno enfrente del otro, en una vecindad que tiene… historia, en una ocasión hasta empezamos a platicar, puso su mano sobre mi hombro y me quede mudo viéndole sus torneadas piernas, bien calladito el cobarde de Manuel.

            Algo quedó claro, estaba guapísima para mí, solo para mí. Bueno al final… las patologías se atraen.

8.6.06 13:28


-¿La dosis?

-Cuarenta gotas en un vaso con agua, depositadas, una a una, con añoranza
-¿Estas segura?

-Como que estoy viva aún, es muy amargo, esta endulzado con jazmín

-¿Cuánto tiempo durará?

-Unas doce horas, será tiempo suficiente, creo que lo voy a probar

Yazmín era siempre era lo que tú querías ser, un pulso lastimado de lo que deseas para ti mientras no se dejaba llegar por la sugestión, por esa fiebre que la apasiona de sus sueños, pero siempre en paz

-No te lo puedo decir, puedo tratar de expresarte que siento, pero las palabras no describen ese sentimiento, es magia, es algo distinto a las palabras o la escritura. No soy yo misma, soy algo que pasa, un soplo en esta existencia, como la punta de una flama que sondea la madera buscando el carbón con un sentimiento sublime de serenidad
-Y entonces ¿Que hago yo?

-Duérmete conmigo y tómame de la mano al final del sueño, cuando me veas intranquila. Quiero que sientas como se coagulan las historias en la noche sin dejar que yo te las platique, ¡Quiero que las vivas!

-Sigues convencida que así te libraras de eso

-No, no me quiero librar, quiero compartirlo contigo, quiero que veas como deambulan alrededor y me ayudes a entenderlas, que veas como se coagula el tiempo y se vuelve gelatina de colores tu existencia

Fue un viaje al fondo de la noche, la preparación valió la pena, por buen rato nos concentramos en dejar la mente en blanco, me tomó la mano y me sacó a bailar en silencio, casi una hora de tenerla cerca y sentir como poco a poco se bajaba de nivel hasta que se dejó querer, muy de a poquitos, muy en silencio. No quiso comer nada, me llamó a la cama de nuevo y preparó su vaso de agua, me miró a los ojos

-No me dejes sola, te lo pido por favor, pase lo que pase quédate conmigo, cuídame mucho
Fue la última vez que la vi correcta esa noche, se dejó caer en un trance, su cara se volvió un caramelo de tranquilidad y, poco a poco se fue alejando de la realidad, su cara empezó a pasar por todos los tonos del amanecer hasta que me quedé dormido a su lado. Desperté cuando sentí que me apretaba la mano, Yazmín no había dormido nada aun, estaba como llamándome en una extraña mezcolanza de ruidos guturales que me llevaron a tratar de obligarla a tomar algo de agua y despertarla, pero era inútil, estaba perfectamente adormilada y desguanzada, totalmente inabarcable y solo la volví a tomar de la mano para seguir soñando con ella, alrededor de ella, a través de ella en un sueño en que solo adiviné colores y formas que efectivamente, nunca pude describir. Al día siguiente nos dio el mediodía cuando despertó sudorosa y muerta de hambre

-¿Lo viste? ¡Entró la luz en mí!, valió la pena, que maravilla

-Si, si lo presentí, porque no puedo decir que lo vi, solo vi tus ojos maravillados llenos de luz

-Es increíble la naturaleza ¡Y todo con cuarenta gotas del jugo del cactus de la entrada de casa de la abuela!

Se levantó, vi como se le revolvía el estomago y me pidió algo para desayunar. Nunca fuimos los mismos.
4.6.06 16:42


            Sentado en un caf?, solitario, rodeado de pr?jimos que no conoce, se queda viendo el fondo de la taza y se susurra a si mismo:


-Gan?, gan?


Solo para quedarse meditabundo inmediatamente


-Tengo tu cuerpo pero no mi alma, perd? tu respeto, mi dignidad, mi manera de ser: pero eso si, gan?, gan? y es algo que me hace sentir bien. Bueno, es cierto, al final, nos podr?amos haber salvado los dos si hubi?semos dejado todo en la fantas?a y simulando que fue cierto mientras el tiempo? pasaba y nos soseg?bamos. Si ya te ten?a ?Para qu? te tom??


Toma el ?ltimo trago de caf? y sale de la cafeter?a, no tiene ninguna gana de llegar a su cita.

31.5.06 14:13


           


            Michelle despierta, Michelle est? desnuda sobre la cama con su piel blanca que queda totalmente sudada, resbalosa, se siente incomoda con la situaci?n y procura no mirarme, mientras, trata de tomar aire y siente su aliento pegajoso, denso, se estira en la cama para alcanzar un vaso de agua. Su brazo se alarga y yo siento llegar ese aroma a ella tan profundo, tan de ella, que se queda impregnado profundamente despu?s de estar conmigo y permanece por mucho tiempo entre las sabanas, en mi nariz, en toda la habitaci?n. 


fficeffice" /> 


            Y as?, pegajosa, pegada a mi, recuerdo como la vi decaer lentamente, al principio fueron peque?os detalles en su manera de ser y en su vestido, despu?s no se que era m?s desesperante, si sobrellevar sus man?as o renunciar a ella. Claro en el fondo siempre queda algo de amistad tard?a de la que no me quiero desprender y  de repente?ya hab?a terminado conmigo


-Est?s empapada ?Que estabas so?ando?


-De repente amaneces y eres otra, una infanta que tiene un reino muy a su disgusto, te influye el lujo que tienes alrededor y empiezas a olisquear las cosas? como si la vida no te mereciera empiezas a tener antojos recurrentes de cosas que no te gustan, las pruebas y te quedas con un hambre muy elegante, siempre tan pulcra y cuidada. Y esa sensaci?n de angustia, de espera, de que el tiempo no transcurre?


La trato de abrazar y no se deja


-Como siempre, estas tratando de envolverme Manuelito


 


            En lugar de momentos memorables, siempre dejaba sueltos peque?os instantes de ?ltimo momento, de sentimientos confusos y tan desagradables como angustias pendientes de lavar cuando ella era tan local como parisina en los Champs-Elis?e disfrazada como la femme fatale que despertaba con calambres en los pies y no con alguien pegado a su espalda sudando como siempre quisiera. Bueno en fin solo sabe hablar y de escuchar ideas que parecen geniales que se evaporan tan pronto salen de sus labios, pues nada. De ella solo aprend? a hacer hielo con rutinaria precisi?n.


 


            Hasta que un d?a, a fuerza de condescender, me doy cuenta de que yo soy quien est? a punto de colapsar como enga?o que se quema y explota antes de tiempo rob?ndole tiempo al tiempo. Al final, Michelle ni es original, ni le gustan las sorpresas.


 


            Siete en punto, se levanta y la veo entrar a la regadera, me llama para que la acompa?e y procede a limpiarme de a poquitos abajo del chorro, al principio con la lengua y despu?s con jab?n, todo el cuerpo, en un ritual largo en que me envuelve delicadamente y me asea escrupulosamente, como queriendo deshacerme de cualquier recuerdo. Me deja salir y empieza su rito personal, la veo limpiarse cuidadosamente por mucho tiempo, todo el cuerpo, de arriba hacia abajo sus resbaladizos dedos entran y salen de todos sus orificios y pasan por cada una de sus curvas, la envuelve el jab?n repetidamente y veo como hace espuma, una y otra vez hasta que comprueba redundantemente que solo es jab?n lo que queda, para terminar por enjuagarse con agua fr?a y caliente alternadamente varias veces, sale descalza cuidadosamente, pisando solo sobre las toallas h?medas y se queda parada observ?ndose escrupulosa en el espejo, se cepilla los dientes con minucia hasta que checa que su aliento sea est?ril por ultima vez, lanzando vaho sobre el cristal y observ?ndolo como desaparece.


 


            Toda ella se mira complacida finalmente y usa todas las toallas que quedan para terminar de restregarse con firmeza el cuerpo, todos sus lugares, hasta los mas inveros?miles, en un neur?tico ritual de limpieza para despu?s, pasar a peinarse y maquillarse por un buen rato y s?bitamente pedirme que salgamos, en silencio y casi sumisa


-?Sil vous pla?t?-


Solo por unos minutos mientras llegamos a su casa, la dejo, se despide fr?amente y me dirijo a una cafeter?a para pedir algo caliente y cargado. Tomo la taza y compruebo que afortunadamente, no pudo lavar de m? su recuerdo, ni lo delicioso del aroma que guardo entre el ?ndice y pulgar como tesoro pueril, que de cuando en cuando, huelo entre mis dedos mientras pasa el tiempo y la recuerdo.


24.5.06 13:58


            Frases hechasfficeffice" />


 


 


            Es tan compulsiva para hablar que recurre generalmente Mas vale tarde que nunca a su colecci?n de frases hechas, en las noches La tercera es la vencida despierta compulsivamente para ponerse a escribir sudorosa y re?irse con lo que pens? en el sue?o, se pone al nivel del creador, al t? por t? al final sabe lo que hace porque escribe muy bien, Tonto de capirote estoy a su lado y esperando que le pase la euforia por escribir y aprovecha para terminando, empujarme y acostarse en mi lado de la cama, porque est? calientito y seco, no esta sudado como su lado despu?s de despertar de s?bito, El que se fue a ffice:smarttags" />La Villa, perdi? su silla para descansar inmediatamente mientras, yo me desespero entre su sabanas h?medas y la veo tan tranquila acomodada en mi lugar.


 


            Puso pies en polvorosa En la ma?ana, dej? despacio la cama y se meti? a la regadera antes que yo despertara agotado,  A la ocasi?n la pintan calva para dejar la cama por el lado equivocado de la cama y Levantarse con el pie izquierdo tratar de entender que pasa en la casa, trato de llegar a la cafetera para terminar de despertar refunfu?ando Las paredes oyen con la tasa en las manos y verla salir gloriosa del ba?o con mi bata puesta y yo qued?rmela viendo extasiado Estar en Babia mientras se arregla para salir a trabajar y dejarme a levantar la casa La piel de Barrab?s, al fin ya estoy acostumbrado a sus desplantes Puso los pies en polvorosa, y ni de que preocuparme, es in?til Predicar en el desierto tratar de hacerla entender y lo que me conviene A enemigo que huye, puente de plata es fingir demencia y dejar todo arreglado para regresar temprano Como Pedro por su casa y esperarle en la tarde, porque seguro regresar? con su sonrisa completa A ojo de buen cubero y ganas de dejarse consentir. En fin que remedio A r?o revuelto, ganancia de pescadores en la noche espero que me deje descansar, eso espero La noche es joven pero ?Uno? nunca sabe El canto del cisne que nos depara la noche! Y es in?til tratar de entenderla. Meterse en camisa de once varas cuando no se descansa adecuadamente. A lo hecho pecho

19.5.06 15:01


            Quidve petunt animae?     ?Qu? buscan las almas?fficeffice" />


 


 


            Tuvo raz?n, cuando se cambi? de casa y me dej? esperando, Am?lie se marcho echando miradas de rabia y despreciando cualquier ayuda, al salir escupi? en el piso dejando parte de su enojo justo en la entrada de mi buhardilla. Bueno ?Ahora de que me quejo? me dio m?s de lo que merec?a y aprend? de ella cosas que nunca imagin? en mi vida. ?Qu? tan diferente fue despu?s desbalagarse? Con cosas como estas no se puede narrar un suceso, sobre todo porque no sabes si sucedi?: Al fin solo fueron una serie de mon?logos interiores que perd?an sentido en sus o?dos cuando los repet?a tres veces para si misma, pues siempre hay v?as organizadas y desorganizadas que de todas formas funcionan, aunque su vida aun sea privada y la gente no sabe nada de nosotros.


 


            La escenograf?a estaba lista y puesta con humor macabro para dejarse sobrellevar en la ?ltima escena, para acceder al final de mierda en el hueco de la conciencia del p?blico. Lleg? y salud? con total insolencia, como si estuviera sola, abord? el texto del gui?n, sin dejarse amilanar por la letra chiquita que no la dejaba leer r?pido y me dej? ver su mirada en un momento en que hizo una pausa.


 


            Empez? el monologo contando como hab?a salido caminando del albergue y siempre se neg? a buscar el camino de regreso o una confesi?n extempor?nea. Se agacho para recoger algo y la perd? de vista en el escenario, entonces  la volv? a imaginar como cuando la conoc?, cuando lo hicimos por primera vez y me quede esperando una raz?n para volverla a inventar sin su ropa tan pegada y dif?cil de desprender de antes, ahora con un motivo diferente para desvestirla: la quer?a, la extra?aba, o simplemente? me gust? y todo giraba a: ?Cuando te volver? a ver? recordando las puntitas de sus pechos tan? duritas, tan firmes, como nunca lo imagin? antes. Llegamos al final del vuelco de su cuerpo y la pausa hizo m?s deseable buscar un desenlace a su cara, tensa y sudorosa, temblando satisfecha.


 


            Fija la mirada en una hoja  que est? sobre su mano izquierda y  pone cara de que es la primera vez que lo lee, de que tiene diez y ocho a?os y todo es un juego sin consecuencias. La primera vez que la vi era de noche y solo pude adivinar una figura esbelta y alta que no ten?a freno en la lengua, era invierno y parec?a que ella era la ?nica que no ten?a fr?o en la noche con su minifalda que casi no existia, no era de las que tienen novio porque dec?a que se sent?a humillada con una relaci?n que le quitara la libertad, y yo? buscaba una princesa, ?Pero una arist?crata de verdad!


-Ya te vi, ?No te agaches!


Pero si cuando trato de ocultarse, perdi? la compostura y el porte, trat? de hablar con una vos que no fuera suya y se acomod? el pelo que siempre llevaba corto y sexi


-Pinches ignaros, no tienen idea de lo que es?


-?Puedes ser m?s especifica?


-Siempre te andas quejando de lo que pas?, pero ahora te quejas hasta de lo que no pasa.


-Se que me eres imprescindible, pero no se para que, solo es un acuerdo in?til el que ten?amos para satisfacer nuestras ansias insatisfechas, en el que no pod?a ni quer?a ser congruente


-Ahora que te fuiste siento como tu olor permanece


-?Qu? esperas?, la culpa, la reconciliaci?n o el perd?n para olfatearme como si fuera tuya


-Caramba fue todo un mes de silencio para esconder un suspiro que no quer?a salir


Esto fue el pasado de quien no tuvo memoria, d?as que huelen a viejo para caer en las tardes nost?lgicas del Caf? de ffice:smarttags" />la Paix, de como le ten?a miedo a sus emociones, siempre interior y visceral, sent?a que hab?a algo de realidad en sus ficciones mientras yo le cantaba al amor no al sexo, ten?a una amistad que era alcoh?lica acuciante y con mucho miedo de pedirle que me contara sus sue?os hechos verdad, mientras, el sue?o perduraba y la vida se iba, mientras vemos lo barato que es tener mis sue?os vigentes, que tan existen? que los llevo dentro.


 


            Fue casi como por juramento descubrir el sexo de Am?lie y encontrarme terriblemente divertido en sus cavidades, haci?ndome hombre, actuando como un comediante formal y con modo para retenerle. Cuando era chico mi nana me dec?a -Come para que no te agarre tirisia-, y ahora tengo hambre de su cari?o.

12.5.06 17:10


 [next page]



The weblog's authors are responsible for the contents of this blog. Your free weblog from 20six.co.uk
Ad